10 curiosidades de Madrid que debes conocer

  • hace 1 año
  • Sin categoría

¿Alguna vez te has parado a pensar las curiosidades que hay detrás de un lugar, monumento u objeto que hayas visitado? Si ya eres madrileño, es más que probable que conozcas la ciudad en su totalidad o, al menos, casi; pero, si estás pensando en hacer una visita por Madrid o, lo que es mejor, mudarte a la capital debes saber todos los misterios que en ella se albergan. 

Lo cierto es que mucha gente que lleva residiendo en Madrid varios años aún no tiene conocimiento de los muchísimos lugares que esconden una historia detrás. Puede que algunos formen parte de una leyenda y otros que, verídicamente, lo sean. 

Pero, cabe afirmar que de una manera u otra han dejado huella y no dejan indiferente a nadie, cada vez que alguien descubre una nueva curiosidad en Madrid. Muchas de ellas pueden descubrirse a través de un sencillo paseo por las calles de la ciudad; otras exigen toda tu atención para saber qué hay detrás. 

Por otro lado y en relación del vínculo que se tenga con Madrid, se sentirá más emoción o menos y, por supuesto, aquí la imaginación y la creatividad aportan un valor añadido. Resulta emocionante descubrir algo distinto y reflexionar sobre esa historia, ese lugar que te ha dejado boquiabierto. 

Desde Barbieri Real Estate, especialistas en viviendas de alquiler, te desvelamos algunas de las muchas curiosidades que alberga esta misteriosa ciudad. 

los secretos y curiosidades de madrid

La piedra más misteriosa de Madrid

Si eres de los que tienen afición por los agradables paseos que se disfrutan en el centro de la ciudad, puede que aún no conozcas el misterio de la Iglesia de San Nicolás de los Servitas. Próximo a la Plaza Mayor, se encuentra este antiquísimo templo que data del año 1.212 apuntando también ha haber sido una antigua mezquita musulmana. 

Cabe afirmar que la fachada de la actual Iglesia no es un lugar llamativo que la gente se pare a mirar, pero deberían hacerlo porque esconde un secreto que muy pocos o casi nadie podría darse cuenta a simple vista. 

Aquí la fachada principal no es la protagonista, sino su parte trasera. Cuando llegas a ella, encontrarás su muro, la disposición de sus piedras es también algo peculiar, pero únicamente necesitas demostrar toda tu agudeza visual para encontrar un sillar único y diferente al resto. 

sillar misterioso en una iglesia

Al lado del cartel que indica el nombre de la “Travesía del Biombo” se encuentra una antigua ventana con barrotes de hierro; justo en su esquina inferior derecha se encuentra el misterioso sillar que contiene una serie de letras, aunque poco legibles. 

Los expertos dicen que perteneció a una lápida sepulcral que se empleó para la reforma de la iglesia en el siglo XV, pero… ¿a qué lápida? Lo cierto es que esa es la incógnita que aún sigue abierta y es ahí donde reside lo emocionante de este lugar. Encontrarse con un sillar que contiene unas letras, difíciles de entender y con origen desconocido. 

 

El oso y el madroño

Desde el corazón de Madrid, se encuentra uno de sus iconos más llamativos y representativos que cumple ya 55 años desde su inauguración el 10 de enero de 1967. Probablemente ya sepas que su autor fue Antonio Navarro, que está hecha de bronce y que pesa 20 toneladas. 

Pero ¿conoces su origen? Hay que remontarse al siglo XIII ya que tras varias disputas entre “la Villa de Madrid y la Iglesia por unas tierras”, se llegó a un acuerdo y se decidió que la Villa se quedaba con los árboles y la iglesia con los pastos. Por eso, se incluyó el madroño, como acompañamiento del oso. 

Su secreto más fascinante es que no se trata de un oso, sino una osa. Cabe destacar la afirmación que hizo López de Hoyos, cuando en su Declaración de Armas apuntaba que “la osa del escudo de Madrid está fundamentada en las siete estrellas que conforman la constelación de la Osa Mayor. 

la osa y el madroño

Lo cierto es que la iglesia no reaccionó favorablemente ante esta afirmación y no quiso reconocer el verdadero género del animal que representa la escultura junto al madroño y con el paso del tiempo se ha ido pasando al masculino. 

Los secretos del reloj de la puerta del sol

Como cada 31 de diciembre, el famosísimo reloj de la Puerta del Sol nos da paso al nuevo año. Una tradición que lleva ya muchos años con nosotros y que nos hace mirar con asombro el gran reloj que alberga Madrid. Lo que quizás la gente no se haya parado a pensar es en la gran historia que tiene que contar

¿Sabías que antes de existir los madrileños miraban la hora en la ya desaparecida Iglesia del Buen Suceso?, localizado en la actual tienda de Apple. Pero, en 1866 y después de tres años de trabajo del gran relojero José Rodríguez, la reina Isabel II inauguraba el reloj de la Puerta del Sol, el mismo día de su cumpleaños. 

inauguración del reloj

La precisión horaria es exquisita ya que sólo se retrasa cuatro segundos al mes y cada semana es revisada por un grupo de relojeros expertos. Lo cierto es que el gran reloj ha sufrido algunos incidentes que casi le hacen desaparecer. Por ejemplo, cuando en 1928 una de sus pesas cayó traspasando el suelo y llegando al despacho del Gobernador. 

No hay que olvidar que durante la Guerra Civil, también sufrió algún daño que otro debido al impacto de las bombas. E incluso en 1952 Venezuela quiso comprárselo a España, aunque sin éxito alguno. 

Pero, desde 1962 y como ya se ha mencionado previamente, este icónico reloj acompaña a todos los españoles en la última noche del año y es el verdadero protagonista. Y, debes saber, que también ha sido protagonista en el ámbito del cine, en la primera película sonora del cine español “El misterio de la Puerta del Sol”, de 1929. 

El misterioso dragón del escudo de Madrid

Una calle muy transitada y concurrida de Madrid viene con la calle López de Hoyos, nombrada en honor a Juan López de Hoyos, escritor y humanista y también profesor del mismísimo Miguel de Cervantes. 

En el siglo XVI dejó constancia de haber visto un escudo de Madrid con un espantoso dragón sobre la “dovela de una puerta situada en la Plaza de la Puerta Cerrada”. Llegados al siglo XIX, decidieron que este animal mitológico pasase a formar parte del escudo hasta 1967 cuando descubrieron que esa presencia no estaba verificada históricamente. 

dragón en el escudo de madrid

Sin embargo, todavía pueden verse algunos escudos en diversos puntos de la ciudad en los que se aprecia la presencia de ese dragón que llegó a formar parte del escudo de la ciudad y acompañó al oso. 

La puerta secreta del ratoncito Pérez

En ocasiones los pequeños detalles son aquellos que marcan la diferencia y tienen una historia que contar. En este caso, hablamos de una de las ilusiones de cualquier niño cuando se le cae un diente y lo coloca debajo de su almohada porque al día siguiente el ratoncito Pérez le habrá dejado su merecido regalo. 

Lo cierto es que este personaje es madrileño y reside en la calle Arenal, 8 donde se encuentra la casa museo del Ratón Pérez. Pero, lo más curioso es que es probable que el ratoncito Pérez acceda también al metro, ya que en la boca de Metro de Banco de España, donde se haya una pequeña puerta de siete centímetros de alto con un dintel que parece de caramelo y, debido a su tamaño, suele pasar desapercibido por la gran mayoría. 

puerta al metro del ratoncito pérez

Sea una leyenda o no la historia del ratoncito Pérez, sigue siendo un personaje muy querido por todos los niños y que mejor ocasión que sacarles una sonrisa llevándolos a esa diminuta puerta de acceso por donde el señor Pérez accede al metro, como buen madrileño que es. 

Las flechas del suelo de la Gran Vía

Desde una de las calles más transitadas de la capital, la Gran Vía, se encuentra una peculiar historia que, probablemente, muy pocos conozcan. Debido a la cantidad de gente que suele transitar la calle a lo largo del día, resulta difícil fijarse en los pequeños detalles, pero este es digno de contar. 

A la altura de la tienda de Primark, en paseo de cebra junto al número 32, pueden verse esculpidas dos flechas en el suelo de un metro de largo, aproximadamente. Para ello, hay que trasladarse justo al número 31 de Gran Vía, donde se encuentra el hotel Hyatt Centre. En su tejado, se encuentra Diana Cazadora, la diosa de la caza. Aparece rodeada de cinco perros y apuntando con su arco. 

flechas en el suelo

Es por ello por lo que se puede evidenciar que sus dos primeras flechas acabaron plasmadas sobre el pavimento de la Gran Vía. Si no te lo crees, acércate y compruébalo por ti mismo. ¡Ver para creer! 

La nave de motores de Pacífico

En el barrio de Pacífico se encuentra otro de los lugares más fascinantes de la ciudad de la mano de la nave de motores. En un primer momento se construyó para solventar cualquier incidencia relacionada con el suministro eléctrico de la red de metro, siendo éste capaz de movilizar toda la red de metro y alumbrar las instalaciones. 

Actualmente, la infraestructura se conserva a la perfección y al detalle. Resulta todo un placer pasear por este lugar, mientras se observa su panel de control, su puente grúa… y todo conservado como se hubiera estado en marcha hasta ayer mismo. Además, hoy en día pertenece al conocido al Andén Cero, lo que permite visitarlo gratuitamente. 

Una visita muy recomendable en la que podrás apreciar motores con historia que alguna vez fueron herramienta clave para deslizar trasatlánticos y después movieron todo el metro de Madrid. 

Uno de los últimos viajes de agua

Antes de contar su historia, debes saber que los viajes del agua corresponden a los canales subterráneos que se construyeron para abastecer de agua a la ciudad y datan su origen en la época musulmana. Permitieron el abastecimiento de agua hasta la creación del Canal de Isabel II. 

Uno de sus laberintos se encuentra en plena capital desde el Palacio de Villafranca, en el barrio de la Latina. En los bajos del edificio, puede realizarse un tour donde se aprecian 20 metros que fueron parte de la muralla cristiana del siglo XII. 

viajes del agua

Allí, podrás observar un fragmento real que formó parte de los viajes del agua que incluso fueron utilizados como bodega, debido a su condición de subterráneo y las condiciones de la galería. 

La Torre Eiffel que hubo en Lavapiés

Con sólo ya leer su título resulta sorprendente la posibilidad de que un monumento que protagoniza Francia tuviese una réplica en Madrid. Para ello debemos trasladarnos al barrio de Lavapiés y al siglo XVIII, cuando en 1889 se celebró en Francia el alzamiento de este monumento. 

La inauguración de la Torre Eiffel fue adquiriendo fama por cada rincón hasta que llegó a Madrid y, por supuesto, las madrileños querían la suya propia. Así pues, llegó el mes de agosto y con él una de las festividades tradicionales de la capital, con la verbena de San Lorenzo. 

la torre eiffel de madrid

De este modo, se recaudaron fondos y con un versión castiza se construyó una Torre Eiffel de 20 metros de altura, hecha de madera y adornada con diversas telas. Con el paso del tiempo fue rebautizada como “la torre infiel” pero lo cierto es que causó muchas sensaciones y también fue noticia en la prensa, con varios extractos publicados como El Liberal o La Monarquía. 

El legado faraónico de Madrid

¿Sabías que en Madrid quedan vestigios de una de las civilizaciones más sorprendentes de la historia de la humanidad? ¡Te lo cuento!

Veinte siglos de atardeceres son testigos de su legado. Lo mandó construir el rey nubio Alijadamani de Meroe en honor del dios Amón y de la diosa Isis. Con 2.200 años de antigüedad, el Templo de Debod y sus vistas desde la montaña del príncipe pío se configura como el monumento más arcaico de la capital, siendo la construcción más longeva de Madrid. En el año 1968 fue trasladado piedra a piedra desde el alto Egipto, como símbolo de gratitud por el auxilio prestado por España ante la crecida del Nilo en la presa de Asuán.

Posee elementos de origen romano como las puertas del templo, añadidas con posterioridad a su construcción. Al oeste de la Plaza de España, halla su reposo en la misma ubicación que se encontraba en su lugar de origen, rodeado por un pequeño estanque que simulan las aguas del Nilo. 

En su interior se encuentra el santuario de Alijadamani, junto a él un vestíbulo, una antesala, el corredor sur, la capilla osiriaca con el relicario de Osiris y las criptas.

Son muchos los madrileños y turistas que se acercan a contemplar su belleza, hacerse un selfie, reflexionar sobre el paso del tiempo o contemplar su puesta de sol única. 

Cuenta la leyenda que al caer la noche aparece un gato negro en las proximidades del templo, unos dicen que es el propio Adijalamani reencarnado, otros, que se trata de la figura del propio dios Amón protegiendo el templo erigido en su honor. ¡Si ves al gato, no le molestes!

 

Los mejores secretos, los más fascinantes y los que más se disfrutan son aquellos que se presentan delante de tus ojos sin saberlo ni esperarlo ni quererlo. Y puede evidenciarse que Madrid tiene muchos que merecen la pena ser descubiertos. 

En Barbieri Real Estate, especialistas en viviendas de alquiler, te ofrecemos inmuebles en los barrios de Aravaca, Chamberí y Salamanca. Descubre toda nuestra oferta de pisos disponibles en Madrid

 

Comparar listados

Comparar
es_ESSpanish